Hermandad del Valle

Estatutos de la Hermandad

 

HERMANDAD DE LA SANTA CRUZ Y DE SANTA MARÍA DEL VALLE DE LOS CAÍDOS

 

ESTATUTOS

 

 

TITULO 1º

NATURALEZA Y NOMBRE

Art. 1.- La Hermandad de la Santa Cruz y de Santa María del Valle de los Caídos se fundó con el propósito de mantener vivo el mensaje de paz y reconciliación que pregona el grandioso símbolo cristiano erigido en Cuelgamuros, y de buscar, en la diversidad de nuestros pueblos y en el fondo de las contradicciones políticas internas, el último sentido medular de España, para proclamarlo y servirlo.

Art. 2.- Se constituye, así mismo, en asociación de amigos del Valle de los Caídos, para hacer realidad la idea fundacional expresada en el artículo anterior.

Art. 3.- Tiene la Hermandad naturaleza civil y, al amparo de la Ley Orgánica 1/2002 de 22 de marzo, y disposiciones complementarias, personalidad jurídica y plena capacidad de obrar independientemente de la de sus socios. Carece de ánimo de lucro, y su carácter se manifiesta en la exclusiva voluntad de cumplir su misión fundacional.

Art. 4.- La Hermandad se acoge a la protección de Nuestra Señora Santa María del Valle de los Caídos, de la que suplica y espera recibir inspiración y tutela para su actividad corporativa.

 

TITULO 2º

AMBITO Y DOMICILIO

Art. 5.- La Hermandad, con vocación nacional, fija su ámbito territorial en la provincia de Madrid; y su domicilio se establece en la calle de Alcalá nº 79, desarrollando su actividad administrativa en el lugar en que, por operatividad, pueda fijar en cada momento la Junta Directiva.

 

TITULO 3º

FINES

Art. 6.- A) Son fines de la Hermandad:

1.- Mantener viva la significación del Valle como expresión del dolor de España por todos cuantos murieron por ella.

2.- Defender la pureza del carácter votivo, sepulcral y cristiano del Monumento.

3.- Promover estudios y actividades conducentes a la superación de las causas de nuestras discordias civiles.

4.- Optar, desde la compunción, por la verdad, la paz, la vida y la esperanza.

B) Motivan estos fines:

1.- La aceptación de la primacía de los valores espirituales y el sentido cristiano de la convivencia.

2.- La indeclinable adhesión al ser íntimo de España, factor de su historia y movilizador significante de sus empresas futuras.

3.- La decisión de aceptar su pasado sin acogernos al beneficio de inventario.

4.- El convencimiento de que sin libertad no se alcanza vida verdaderamente humana; pero que ésta se perfecciona con el servicio a la verdad, a la solidaridad, a la hermandad y la justicia social.

5.- La filial identificación con El Breve Pontificio del Papa Juan XXIII, por el que se declara Basílica la iglesia de Santa Cruz.

 

TITULO 4º

DE LOS HERMANOS Y SOCIOS

Art. 7.- Puede ser miembro de la Hermandad todo hombre o mujer, mayor de edad, con plena capacidad jurídica y de obrar, que comparta su ideal definido en los fines de esta Hermandad. Para ser admitido, habrá de solicitarse por escrito al Presidente, con el aval de dos socios, y ser admitido por la Junta de Gobierno.

Art. 8.- Clases de socios:

1.- Hermanos de número. Los españoles, hombres y mujeres, identificados con el carácter y los fines de la Hermandad, cuyo ingreso haya sido aprobado por la Junta de Gobierno.

2.- Hermanos mayores. Quienes alcancen esta dignidad por concesión de la Asamblea General, a propuesta del Presidente, de entre los socios de número destacados por su entrega a los fines de la Hermandad.

3.- Socios de honor:

a) Los firmantes del acta de constitución.

b) Personalidades con acreditados y notables servicios a la Hermandad, a juicio de la Asamblea General, expresado por mayoría absoluta de los asistentes a la sesión en que formule el Presidente la propuesta. Esta será preceptiva si la solicitan más de treinta socios de número.

4.- Correspondientes. Los españoles y extranjeros que no siendo socios de número, en atención a sus manifestaciones, colaboración y simpatía extraordinaria, merezcan esta distinción a juicio de la Asamblea General.

Art. 9.- Deberes de los socios:

1.- Vivir, dentro y fuera de la Hermandad, de acuerdo con la proclamada supremacía de los valores espirituales a que se refieren los fines estatutarios.

2.- Fortalecer la propia libertad ennobleciéndola con el servicio a los fines de la asociación.

3.- Promover la paz con actos de justicia y comprensión.

4.- Procurar la incorporación de personas de alta cualificación moral y significativa biografía, que favorezcan la influencia y prestigio de la Hermandad.

5.- Cooperar, con sus ideas, opiniones, trabajos y aportaciones económicas, a la vida y eficacia de la Asociación.

6.- Responder positiva y prontamente a las convocatorias generales y personales de la Hermandad.

7.- Difundir el conocimiento de la Hermandad y sus fines, preferentemente entre las nuevas generaciones.

8.- Frecuentar sus visitas al Valle de los Caídos.

Art. 10.- Derechos de los socios:

1.- Uso de la palabra y ejercicio del voto en las Asambleas de la Hermandad.

2.- Elegir y ser elegidos miembros de los órganos de gobierno, una vez adquirida la antigüedad de un año.

3.- Participar en las actividades de la Hermandad y en los órganos de gobierno y representación.

4.- Ser informado acerca de la composición de los órganos de gobierno y representación de la asociación, de su estado de cuentas y del desarrollo de sus actividades, así como recibir las publicaciones que edite, y las circulares de su Junta de Gobierno.

5.- Ser oído con carácter previo a la adopción de medidas disciplinarias contra él y a ser informado de los hechos que den lugar a tales medidas, debiendo ser motivado el acuerdo que, en su caso, imponga la sanción.

6.- Impugnar los acuerdos de los órganos de la asociación que estime contrarios a la ley o los estatutos.

7. Hacer sugerencias a los miembros de la Junta Directiva en orden al mejor cumplimiento de los fines de la asociación.

8.- Ostentar la Medalla corporativa y acreditarse con el carnet de la Hermandad para su acceso al Valle, y sus dependencias sociales.

9.- Participar de los bienes espirituales de la Abadía, provenientes de las oraciones, sacrificios y otras obras meritorias de los miembros de la Comunidad.

10.- Beneficiarse de los sufragios que por su alma organice la Hermandad en la Basílica, dentro del año de su fallecimiento.

Art. 11.- Baja de los socios. Pueden causar baja por las siguientes causas:

1.- Por defunción.

2.- Por solicitud.

3.- Por incumplimiento de sus deberes, declarado por la Asamblea General a propuesta de la Junta de Gobierno.

Art. 12.- Simpatizantes y protectores. Se considera simpatizante a toda persona que, sin afiliarse ni contraer compromiso alguno, manifieste su deseo de recibir asiduamente las publicaciones de la Hermandad, y participar de sus actividades abiertas.

Será estimada como protectora si, además, responde con su mecenazgo a la solicitud de ayuda para sufragar operaciones concretas de la Hermandad.

 

TITULO 5º

ACTIVIDADES CORPORATIVAS

Art. 13.- Son actividades corporativas de la Hermandad:

1.- Asambleas Generales.

2.- Jornadas de estudio y trabajo.

3.- Jornadas de convivencia.

4.- Eucarísticas en las festividades de la Santa Cruz (14 de septiembre) y de Santa María del Valle (5 de mayo), y en el día que se señale anualmente para celebrar una Santa Misa en sufragio por todos los Caídos por España.

5.- Vía Crucis penitencial, siguiendo las estaciones del Valle, en meditación de la vida del Señor, y en súplica de estímulos para el cumplimiento de los fines de la Hermandad.

6.- Peregrinaciones a Abadías foráneas y a otros lugares de inspiración espiritual, acordes con el doble carácter de la Hermandad, como a los cementerios, templos y monumentos a los caídos, españoles y extranjeros.

7.- Ediciones.

8.- Actos de beneficencia.

9.- Cuantas otras acuerde la Asamblea General en consonancia con los fines y carácter de la Hermandad.

TITULO 6º

ORGANOS DE GOBIERNO

Art. 14.- Son órganos de Gobierno de la Hermandad:

1.- La Asamblea General de Socios.

2.- La Junta de Gobierno.

3.- La Presidencia.

De la Asamblea General

Art. 15.- La Asamblea General, constituida por los socios de número de la Hermandad, es su órgano supremo de decisión y representación. Sus acuerdos determinan la acción de la escala directiva, y obligan a todos los Hermanos, aunque no hayan participado en sus acuerdos.

Art. 16.- Las reuniones de la Asamblea General tendrán carácter ordinario o extraordinario. Una vez al año, durante el primer trimestre, se celebrará sesión ordinaria con el fin de debatir la memoria de actividades, justificación de gastos del año anterior, así como aprobar el programa y presupuesto del ejercicio que se inicia. El Presidente, a instancias de la Junta de Gobierno o cuando lo solicite al menos un quince por ciento de los asociados, podrá convocar cuantas sesiones extraordinarias se consideren necesarias.

Art. 17.- Las Asambleas Generales, tanto ordinarias como extraordinarias, quedarán válidamente constituidas en primera convocatoria cuando concurran a ella un tercio de los asociados con derecho a voto, y en segunda convocatoria cualquiera que sea el número de asociados con derecho a voto.

Los acuerdos se tomarán por mayoría simple de las personas presentes o representadas cuando los votos afirmativos superen a los negativos, no siendo computables a estos efectos los votos nulos, en blanco, ni las abstenciones.

Será necesario mayoría cualificada de las personas presentes o representadas, que resultará cuando los votos afirmativos superen la mitad de éstas, para:

a) Disolución de la entidad.

b) Modificación de Estatutos.

c) Disposición o enajenación de bienes integrantes del inmovilizado.

Art. 18.- Las convocatorias, suscritas por el Presidente, o Vicepresidente y Secretario en su nombre, han de hacerse con una antelación de quince días, por escrito dirigido individualmente a todos los socios, y con claro señalamiento de lugar, fecha, hora y orden del día de los asuntos a tratar, pudiendo así mismo hacerse constar si procediera la fecha y hora en que se reunirá la Asamblea en segunda convocatoria, sin que entre una y otra pueda mediar un plazo inferior a una hora.

De la Junta de Gobierno

Art. 19.- El mandato de la Junta de Gobierno tendrá una duración de cuatro años, renovable por mitades cada dos años

Art. 20.- Corresponde a la Junta de Gobierno la ejecución de los acuerdos de la Asamblea General de socios, y, con las más amplias facultades que en derecho procedan, la recta administración de los intereses de la Hermandad, y el eficaz desarrollo de sus actividades. De su gestión dará cuenta anual a la Asamblea General, o antes si el asunto de que se trate lo requiere. La Junta de Gobierno deberá ser oída por el Presidente antes de convocar Asamblea, para deliberar previamente los puntos del orden del día.

Art. 21.- La Junta podrá constituir ponencias y comisiones de trabajo, a las que se les reserven cometidos especiales, siempre que asuma la responsabilidad de sus actuaciones.

Art. 22.- Componen la Junta de Gobierno el Presidente, un vicepresidente, el Secretario General, el Tesorero y ocho vocales sin adscripción.

Art. 23.- La Junta de Gobierno se reunirá, citada por el Presidente, al menos tres veces al año, y, siempre en sesión previa a la Asamblea.

Del Presidente, Secretario General y Tesorero

Art. 24.- Son funciones del Presidente:

1.- Ostentar personalmente la representación legal de la Hermandad ante toda clase de organismos públicos y privados, expidiendo las certificaciones que sean precisas.

2.- Ejercer la titularidad de la administración de la Hermandad, con la excepción de los actos de disposición o gravamen de sus bienes.

3.- Comparecer ante los Tribunales y Juzgados, y otorgar los poderes generales para pleitos que autorice la Junta de Gobierno.

4.- Ser ordenador de pagos en general, y autorizar gastos inferiores a treinta mil pesetas sin el consentimiento previo de la Junta.

5.- Presidir las reuniones de las Asambleas Generales y Juntas de Gobierno.

6.- Visar las actas aprobadas, y firmadas por el Secretario General.

7.- Vigilar la ejecución de los acuerdos adoptados.

8.- Convocar las reuniones de la Asamblea y Junta.

Art. 25.- Son funciones del Vicepresidente, sustituir al Presidente en caso de enfermedad, ausencia o delegación expresa.

Art. 26.- Son funciones del Secretario General:

1.- Las que delegue en él la Junta de Gobierno y, en especial, la ejecución de los acuerdos.

2.- Actuar de Secretario de actas en la Junta de Gobierno y  en la Asamblea General, expidiendo las actas que sean precisas respecto a los actos de los órganos de Gobierno.

3.- Dar traslado a los interesados de los acuerdos de la Junta que les conciernan.

4.- Dictar normas de mero carácter administrativo.

5.- Custodiar los libros, documentos y sellos de la Hermandad.

6.- Llevar el registro de la Hermandad y su fichero de socios.

7.- Firmar, con el Presidente, las actas aprobadas en Junta de Gobierno y en Asamblea General.

8.- Redactar la Memoria anual y el proyecto de actividades.

Art. 27.- Son funciones del Tesorero:

1.- Custodiar los fondos de la Hermandad.

2.- Mantener actualizado el inventario de bienes y enseres.

3.- Efectuar los cobros y pagos, según acuerdos, y anotarlos en los correspondientes libros.

4.- Confeccionar la liquidación de gastos y su justificación, y redactar el presupuesto anual de la Hermandad, para ser sometido, sucesivamente, a la aprobación de la Junta de Gobierno y de la Asamblea General de Socios.

 

TITULO 7º

RÉGIMEN DE FINANCIACIÓN, CONTABILIDAD Y DOCUMENTACIÓN

Artículo 28.- La asociación dispondrá de una relación actualizada de asociados. Asimismo, llevará contabilidad donde quedará reflejada la imagen fiel del patrimonio, los resultados, la situación financiera de la entidad y las actividades realizadas. También dispondrá de un inventario actualizado de sus bienes.

En un libro de actas figurarán las correspondientes a las reuniones que celebren sus órganos de gobierno y representación.

Artículo 29.- Los recursos económicos previstos para el desarrollo de los fines y actividades de la Asociación serán los siguientes:

1.- Las cuotas de entrada, periódicas o extraordinarias.

2.- Las subvenciones, legados o herencias que pudiera recibir de forma legal por parte de los asociados o de terceras personas.

3.- Cualquier otro recurso lícito.

La Hermandad carece de Patrimonio inicial.

El ejercicio económico y asociativo coincidirá con el año natural, es decir, del 1 de enero a 31 de diciembre.

TITULO 8º

DISOLUCIÓN

Art. 30.- La Hermandad sólo podrá disolverse cuando así lo acuerde, por mayoría absoluta, la Asamblea General de Socios, de acuerdo con lo estipulado en el artículo 17 de los presentes Estatutos.

Art. 31.- En caso de disolución de la Hermandad, la Asamblea General Extraordinaria que la adopte, nombrará una comisión liquidadora, que procederá a la enajenación de los bienes sociales y, con su producto, extinguirá las cargas de la asociación, destinando el sobrante, si lo hubiere, a fines benéficos o culturales.

DISPOSICIÓN FINAL

 

La Asamblea General, a propuesta de la Junta de Gobierno, podrá desarrollar reglamentariamente estos Estatutos en los aspectos concretos que se estime conveniente hacerlo para una mayor garantía del funcionamiento democrático de la Hermandad.



Hermandad del Valle de los Caídos


Colaboraciones, comentarios, sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.